¿TRES?

El parhelio es un fenómeno óptico atmosférico provocado por la refracción de la luz solar sobre millones de diminutas partículas de hielo contenidas en algunas nubes del tipo cirro. En la mayoría de ocasiones los parhelios aparecen como varios soles gemelos alrededor del Sol, aunque pueden aparecer como pequeños segmentos de arco iris.

Arco iris en casa

Material necesario:

  • Un recipiente grande (cazo de cocina, palangana…) lleno de agua
  • Un espejo plano
  • Una linterna potente que proyecte un haz fino (puedes tapar parcialmente el foco con una cartulina agujereada en el centro)
  • Un poco de plastilina para mantener el espejo en posición correcta
  • Una habitación que pueda oscurecerse totalmente

¿Qué debes hacer?

  1. Prepara el recipiente con agua y la linterna
  2. Mantén el espejo dentro del agua, con una inclinación de unos 45º
  3. Envía el haz de luz al espejo

Observa que la luz reflejada ya no es blanca sino que es…

¡Y se hizo la luz!

¿Qué nos hace falta?

1.  Bote de cristal de boca ancha.

2.  Tornillos.

3.  Cable de cobre.

4.  Pila de 4,5 V o generador de corriente.

5.  Hilo metálico de diferentes grosores (puede utilizarse hilo de hierro de una esponja metálica o el filamento de wolframio de una bombilla rota; en el laboratorio se utiliza hilo de nicrom).

¿Qué vamos a hacer?

Se toma el bote de cristal, que va a hacer las veces de la ampolla de vidrio en la bombilla, y se realizan dos agujeros en la tapa del mismo. En ellos se van a colocar los dos tornillos convenientemente aislados de la tapa con cinta aislante, si ésta es metálica.

En las puntas de los tornillos se enrolla firmemente el hilo metálico, de forma que los tornillos con el hilo permanecerán en el interior del bote una vez que éste se haya cerrado.

Los otros extremos se conectan a una pila a través de cable de cobre. Se observa que al cerrar el circuito el hilo metálico se pone incandescente, llegando incluso a quemarse y romperse. Esto hace que el circuito se abra y la bombilla deje de lucir, se ha fundido.


Una mezcla

¿Por qué no intentas hacer una rueda de color? 

1. Corta un círculo de cartulina y pinta en él los siete colores del arcoiris en orden.

2. Pasa un lápiz por la mitad del círculo y gira la rueda.

Los colores se mezclan y generan la luz blanca.

La luz está dividida en los 7 colores del arco iris, pero como se mueve a tantísima velocidad (casi 300.000 km/s)  los colores se mezclan como en el experimento, generando la luz que vemos normalmente, la blanca.

Más información: disco de Newton

Reflejos

El color y la luz van de la mano, no puede haber uno sin el otro.

Nosotros vemos cuando la luz entra en nuestros ojos. Vemos el color con células sensitivas a la luz en nuestros ojos, llamadas conos, los cuales detectan los tres colores primarios de la luz: rojo, verde y azul. Las cosas a nuestro alrededor se ven de diferente color debido al color de luz que reflejan.

Por ejemplo, una hoja verde refleja luz verde en nuestros ojos y absorbe, o toma, todos los otros colores.